martes, 11 de junio de 2013

Rostro redondo: ¿Cómo disimularlo?

Las chicas que tienen una cara redonda tratan de camuflar este defecto con flequillos y melenas largas. Sin embargo, un buen maquillaje se convierte en nuestro aliado perfecto para garantizarnos un efecto óptico de rostro más alargado.

La principal característica que define a un rostro redondo es la ausencia de ángulos. Para ayudar a marcarlos y darle forma a nuestra cara, tu arma indispensable son los polvos de sol.












Paso 1: antes de empezar, un paso que no puedes saltarte es la utilización de tu iluminador. Al combinarlo con los polvos de sol, conseguirás más fácilmente el efecto que buscamos. Para ello, extiende unas gotas del producto en el arco de las cejas, para levantar la mirada; en los pómulos y sienes, para camuflar unas mejillas redondeadas; en la punta de la barbilla, para alargar el rostro. Después aplica tu base de maquillaje excepto en aquellas zonas donde has aplicado el iluminador.






Paso 2: para tener de referencia la zona adecuada en la que debes aplicar los polvos de sol, un sencillo truco que te proponemos consiste en poner la boca en forma de “U”. De este modo, sabrás que debes aplicarlos en la zona del rostro que se hunde. Empieza extendiéndolos desde las patillas hasta la comisura de los labios. Para una aplicación profesional, da un suave brochazo debajo de la mandíbula y en la parte de las sienes.




Paso 3: dado que el tono de los polvos de sol es un color tierra, elige un blush rosado para añadir una nota de color a tu rostro. Ten en cuenta que la gama de los rojos y rosas ayudan a potenciar la sensación de volumen.





Paso 4: por último, alíate con un lápiz de cejas que se asemeje a tu color de pelo para repasar el arco de las cejas y exagerar sutilmente el ángulo.




Otros tipos de rostros
  • Rostro triangular: este tipo de rostro se caracteriza por una frente estrecha y una marcada mandíbula. Para camuflar estos defectos, aplica iluminador en tu frente y polvos de sol alrededor de la mandíbula.



  • Rostro triángulo invertido: si tu mandíbula es muy pequeña, defínela con un toque de iluminador en la parte posterior. Para camuflar una frente ancha, utiliza polvos de sol en la zona de las sienes.



  • Rostro alargado: para corregir esta forma de rostro ayúdate de los polvos de sol para crear una sensación óptica de horizontalidad. Para ello, aplícalos por los pómulos pero difuminando la línea de color hacia la nariz.




    Y ahora dime ¿Qué tipo de rostro tienes?
    ¿Aplicas en tu día a día algún truquillo de belleza?


    Un beso.
    Mónica

8 comentarios:

  1. un post la mar de interesante!! un beso

    www.congafasvintage.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te parezca interesante Beatriz. Es bueno conocer pequeños truquillos de belleza.
      Un beso.
      Mónica

      Eliminar
  2. Acabo de conocer tu blog!! Me encanta tu blog tiene mucha personalidad y estilo.
    Que post mas interesante
    TE SIGO!!! Y me haria mucha ilusion que me siguieses.
    muuuaks :)

    http://enjoythelittlethingsblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Itziar, ahora mismo me paso por tu blog.
      Un beso.
      Mónica

      Eliminar
  3. Buen post guapi! muchas gracias por el comentario en mi última entrada! :) :) Seguimos hablando, si?


    BLOG.THE.DREAMS.COM
    FACEBOOK
    BLOGLOVIN'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, ¡por supuesto que seguimos hablando!
      Un beso.
      Mónica

      Eliminar
  4. Das unos consejos geniales. No todas conocen su forma de cara ni el estilo de corte de pelo que deben llevar, y es fundamental para sacarse el mayor partido. Quiero agradecerte el comentario que nos has dejado, me ha encantado. Muchísimas graciaaaas. Besooos http://40ytantas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piluca, tenéis unos niños maravillosos y todo lo que os diga es poco.
      Dale un beso gigante a tu niña de mi parte.
      Un beso.
      Mónica

      Eliminar

Muchas gracias por comentar.
Mónica